Estas leyendo
[Análisis]: Shadows Tactics: Blades of the Shogun, estrategia, habilidad y mucha diversión

Shadow-Tactics

Comparar Shadow Tactics con el mítico juego de final de los 90, “Commandos: Behind Enemy Lines” es inevitable, y de hecho, es la forma más sencilla y pragmática de explicarle a alguien que en su día lo jugara lo que se va a encontrar en el nuevo título de Mimimi Productions, pero dándole una vuelta más de tuerca a todas sus virtudes para conseguir un producto realmente redondo para los amantes de la estrategia en tiempo real.

Japón en la época feudal de 1615, no se me ocurre mejor ambientación para enmarcar esta aventura donde el sigilo y la planificación serán vitales para nuestro éxito. Nuestro objetivo, descubrir y arruinar las conspiraciones que pesan sobre nuestro soberano, el Shogun de Japón.

La tarea no será sencilla, pero contaremos con un plantel de cinco héroes muy diferenciados en sus habilidades que, combinándolos de forma inteligente, nos permitirán alcanzar el éxito. Hayato es un shinobi de gran habilidad capaz de eliminar objetivos a cierta distancia con su shuriken (estrella ninja para los no iniciados) con el que comenzaremos nuestra aventura, pero según avancemos en la historia se nos irán uniendo Mugen, maestro samurái muy corpulento, el más fuerte de todos, Takuma, un anciano con una gran puntería que neutraliza enemigos a gran distancia, Yuki, una joven ladrona aprendiz de shinobi con gran habilidad para atraer y emboscar guardias, y por último Aiko, capaz de disfrazarse y pasar inadvertida entre las filas enemigas y distraer objetivos. Como decía, personajes con habilidades muy concretas y gracias al excelente diseño de los escenarios en cada misión, podremos sacarles todo el partido para ir avanzando en terreno enemigo.

El juego se divide en 13 misiones que tendrán lugar en sus respectivos escenarios, en los que tendremos que conseguir llevar a cabo los objetivos pertinentes, puede ser abrir una puerta concreta para que nuestras tropas penetren en una fortaleza, robar algún documento sin ser descubiertos o incluso misiones de rescate. Como ya he comentado, los escenarios están construidos de una forma excelente y nos permiten cierta libertad a la hora de elegir cómo queremos abordar el siguiente paso, es decir, varios jugadores podrán encontrar soluciones y caminos distintos para alcanzar un mismo objetivo. Este es uno de los puntos donde mejora en relación a su predecesor espiritual “Commandos”, otro punto importante es que existen diferentes alturas, en el terreno o edificios, que podremos aprovechar gracias a nuestros habilidosos ninjas.


Pero sin duda su mejor innovación es el llamado modo sombra. Entrando en este modo, cada personaje podrá memorizar una única acción, que luego, podrán ejecutarse simultáneamente con la simple pulsación de un botón, muy útil para sincronizar distintas acciones entre personajes.

La inteligencia artificial de los guardias está bastante conseguida, te localizarán si te mueves demasiado estando cerca, y se pondrán en alerta si ven que al volver de una ronda falta su compañero con el que se paraban a hablar (aunque no siempre), además, en escenarios con nieve, seguirán nuestras huellas he incluso buscarán en arbustos y demás escondites si se dispara la alarma. La única pega, es la escasa variedad de enemigos, reduciéndose a tres o cuatro tipos de comportamiento.

Artísticamente es un juego muy bonito. Los escenarios, además de estar muy bien diseñados y dar muchas opciones a la jugabilidad, tienen un gran nivel de detalle y son muy coloridos. Las cargas de escenarios son bastante rápidas, y las cargas entre muertes tampoco son un problema. Por ponerle alguna pega, el diseño y animaciones de los personajes creo que podría mejorarse, y el control de la cámara, en ocasiones puede resultar algo confuso.

La banda sonora que nos acompaña en todo momento es la que cabría esperar dada la ambientación, pero sin más pretensiones que el mero acompañamiento. Los diálogos están en inglés o japonés, pero se pueden seguir sin problema gracias a los subtítulos en español.

Mis sensaciones con este juego han sido muy buenas, realmente me ha gustado mucho y me he divertido, me atrevería a decir, que incluso más que con “Commandos”. Si os gustó el juego de los españoles Pyro Studios en su día no podéis dejarlo pasar, y si no lo llegasteis a conocer os recomiendo muy encarecidamente que le deis una oportunidad.

Shadow Tactics: Blades of the Shogun

49,99€
Shadow Tactics: Blades of the Shogun
77.5

Gráficos

8/10

    Jugabilidad

    8/10

      Duración

      8/10

        Sonido

        7/10

          A favor

          • Ambientación
          • Escenarios diseñados parta explotar la estrategia
          • El recuerdo de Commandos

          En Contra

          • Banda sonora algo repetitiva
          • Poca variedad de enemigos
          • Cámara algo confusa en ocasiones
          Sobre El Autor
          Panzer Ihnen
          Ingeniero informático. Aficionado a la tecnología, sobre todo Microsoft, la fotografía (500px.com/panzerihnen), jugar a Xbox One y programar Apps y juegos.