Estas leyendo
Tutoriales de juegos: La formula del éxito

Tutoriales de juegos

¿Cómo  señalar, en un momento, los diez tutoriales más completos de juegos para Windows? Podríamos debatir largo y tendido, y no se llegaría a un acuerdo, y es que, aparte de ser una elección muy personal, el concepto de tutorial hoy día es muy amplio y desdibujado. Desde los tiempos en que las salas de máquinas recreativas invadían las ciudades, ha habido personas y empresas que, ya fuese con fines lucrativos o casi altruistas han creado contenido para dar soporte a aquellos que perdiesen los nervios ante un nivel extremadamente complicado. Desde entonces a nuestros días, hemos visto consejos, trucos, guías detalladas y gameplays de muy diversas índoles.

Alguno de los grandes taquillazos en formato libro, por ejemplo, los vimos con las guías de Final Fantasy (cuando la franquicia era exclusivamente para las videoconosolas de Nintendo y PlayStation) o de World of Warcraft, uno de los juegos más económicos a la hora de adquirirlos y de los más caros a la hora de jugarlos. Hoy día la web oficial de WOW integra un exhaustivo y detallado tutorial en línea orientado a nuevos jugadores.

Las herramientas 2.0 dieron paso al usuario de a pie como autor confiable de auténticas biblias de videojuegos. Lo primero fueron los foros temáticos para juegos muy famosos, y a continuación la creación de wikis, que vinieron además muy de la mano de los blogs especializados. Sin irnos más lejos, nosotros mismos procuramos manteneros al corriente de nuevos lanzamientos de juegos, pero también creamos guías y reviews con tintes de tutorial y gameplay en muchas ocasiones, como es el caso de Enter the Gungeon, entre otros tantos.

Lo mismo que sucede con World of Warcraft, muchos otros desarrolladores han decidido ser la primera fuente de consulta para sus diferentes juegos, de manera que al usuario no le haga falta salir de su web a buscar la información. Es el caso del tutorial de Poker Texas Holdem de 888 que es, además, muy visual e interactivo, y que tiene como apoyo los FAQs de la página principal de la compañía. En este caso, además, es un aporte no sólo de cara a su propio software, sino que supone una auténtica guía de referencia para el clásico juego, independientemente de que se juegue online o en casinos presenciales, o incluso en casa, en una tarde de domingo, con un grupo de amigos.

Lo más curioso del mundo de los tutoriales es que poco a poco van a apareciendo diferentes formatos que aportan novedades y valores añadidos, pero que no destronan a los formatos clásicos. Por supuesto YouTube trajo consigo una mina para los gamers, quienes no sólo graban sus partidas para lucirse, sino que ofrecen suculenta información para enriquecer la experiencia de juego de todo aquel que se suscriba a cambio, creando negocio con su afición. Minecraft es un ejemplo de cómo se puede generar contenido de muy diversos tipos: desde adolescentes explicando cómo añadir nuevos Mods, pasando por el libro en formato tradicional acerca del juego (hay unos cuantos), y llegando incluso a la versión educativa, que tuvo una gran acogida por los profesionales de la educación, y es que el creativo juego no sólo dio para crear la versión pornográfica, sino que ha demostrado que todavía queda mucha gente con ganas de exprimirse el cerebro.

El video como formato ha gustado tanto a los gamers que surgió Twitch, plataforma exclusiva de videos de videojuegos que todos conocemos y que ofrece ya incluso la retransmisión en directo de los campeonatos de eSports. La ya descomunal plataforma propiedad de Amazon ha innovado lo suficiente como para ser imitada por YouTube sin conseguir obtener el éxito y la autoridad que tiene hoy por hoy en el mundo de los videojuegos. ¿Es ver jugar a otros un auténtico tutorial? Siempre lo ha sido, de una manera u otra. Las intros en video en cualquier juego de máquina recreativa lo demuestran, y es una fórmula que siempre estará ahí. Ver jugar a un auténtico crack es, y viene siendo desde hace décadas, más excitante para muchos que ver un estreno de cine, y en muchos casos, verdaderamente instructivo.

No podemos olvidarnos de las apps móviles como complemento a los videojuegos. Cuando Apple presentó su primera versión de la AppStore para iPhone y para iPod Touch, mucho se habló de que sería el fin de las videoconsolas portátiles tal y como se entendían: videojuegos con buenos gráficos, algunos incluso gratuitos, y los más caros por menos de 8€ eran un auténtico caramelo frente a los cartuchos de la Nintendo DS de aquellos momentos, con los juegos más baratos ofrecidos por no menos de 20€. Diez años después vemos que las consolas de bolsillo no han muerto a pesar de todo. Lo que sí lleva tiempo encontrándose en las tiendas para Windows, iOS y Android son aplicaciones con contenido adicional, trucos, consejos y ayuda para juegos en PC y otras plataformas, que no son exactamente tutoriales pero sí verdaderas “secretarias” que mejoran gratamente la experiencia de juego.

Así, la famosa saga Grand Theft Auto, todavía pegando fuerte, encuentra numerosas apps de Cheats en las que se encuentran combinaciones de teclado muy jugosas para que las partes más complicadas del juego dejen de resistirse. Más alejada del género del tutorial encontramos otras como League of Legends Friends, de la propia Riot Games, que va enfocada a poder localizar a amigos y otras funciones interesantes para organizar rápidamente una partida sin mucho esfuerzo. Un tipo de app que incluso los profesionales del mundillo pueden utilizar cuando no están compitiendo en las grandes ligas de eSports.

Todo cuenta, pues, y en el momento presente, la información está accesible en diferentes formatos, para todos los gustos y niveles, demostrando que las nuevas tecnologías siguen sin dejar obsoletos a los recursos tradicionales. Cuando un juego se resiste… ¡todo cuenta para llegar al éxito!

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Pedro Algar
Pedro Algar

Editor jefe de OneWindows, o al menos lo intento.

Hagas lo que hagas, que puedas mirar atrás sin remordimientos.