Estas leyendo
Cuphead es tan difícil como adictivo, lo analizamos

Cuphead

Mucho se ha hablado sobre Cuphead estos días, un juego que tiene encandilado a muchísima gente por muchos motivos, su estética, su jugabilidad, dificultad… y es que lo tiene todo para convertirse en todo un clásico de los videojuegos. Un título que nos ha hecho esperar mucho desde que se dejase ver por primera vez en el lejano E3 de 2014 y que hoy se convierte por derecho propio en un exclusivo de peso para el catálogo de Xbox One y PC.

El argumento

Cuphed y Mugman son los dos hermanos protagonistas de esta historia que, al igual que el resto de aspectos del juego, parece sacada de una seria animada de los años 30. El diablo engaña a Cuphead para que se juegue su alma en una partida de dados con la promesa de conseguir una increíble fortuna, nuestro ingenuo protagonista acepta cegado por un futuro de riqueza y, como es de esperar, pierde. El diablo acepta perdonarles si recolectan para él las almas que le deben varios de los habitantes de este maravilloso mundo animado. Tienen hasta la media noche del siguiente día, por lo que ambos hermanos se ponen manos a la obra. Este sencillo, pero potente argumento, nos servirá de excusa para recorrer un mundo que, nunca nos cansaremos de decirlo, enamora a primera vista. Eso sí, todo está en inglés, voces realmente no hay prácticamente ninguna, pero los textos también estarán en inglés. Han dicho que añadirían más idiomas, pero todavía no se sabe cuándo ni qué idiomas.

Puedes ver el artículo completo en OneTech

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Panzer Ihnen
Ingeniero informático. Aficionado a la tecnología, sobre todo Microsoft, la fotografía (500px.com/panzerihnen), jugar a Xbox One y programar Apps y juegos.