Estas leyendo
Microsoft nos detalla “la magia” tras la cámara de los Lumia 950 y 950 XL

Lumia_950_Marketing_04_White

Microsoft fue cuanto menos escueto al hablarnos de sus dos nuevos Lumia de gama alta, el 950 y 950 XL. Es de suponer que lo que dijo Panos Pannay sobre el tiempo que él y su equipo llevaban encargándose de la división de teléfonos tenga algo que ver (ganas de ver un móvil diseñado por ellos no nos faltan a nadie, desde luego). Si algo nos molestó de ese pase de puntillas por los detalles de los nuevos terminales fue lo poco o nada que hablaron sobre la nueva cámara de los Lumia 950 y Lumia 950 XL. En tiempos de Nokia (y hasta Microsoft con el 640 XL) se le dio mucho bombo y platillo a esta característica, siempre diferenciadora y en más de un caso, rompedora, que tenían y tienen los Lumia. Sin duda, la gente puede decir mucho de ellos (bueno o malo), pero si alguien destaca algo, siempre es la cámara, puesto que el mimo que le dan en Redmond es mucho, y si encima tienes la ayuda de un gigante en fotografía como ZEISS, qué decir.

Las nuevas cámaras de los Lumia 950 y 950 XL no basan su buen rendimiento solo en el hardware, Microsoft también ha realizado un gran trabajo en el procesado de las fotografía con nuevos algoritmos en el tratamiento del color, la exposición y pixeles. Sobre el procesado y el hardware que incorporan sus nuevos buques insignia hoy nos hablan y nos dan unos ejemplos de muestra.

Colores naturales y detalles finos

Posiblemente uno de los aspectos de los que muchas cámaras pecan es de la falta de apariencia natural. Microsoft ha tratado de solucionar esto y nos muestra una imagen como la siguiente, donde vemos un camión con un color rojo muy profundo y saturado pero que al mismo tiempo nos muestra un primer plano de una persona con un tono de piel natural. Como se puede apreciar, el detalle es cuanto menos asombroso, no sólo por la resolución, si no por la naturalidad de los colores en general, los brillos en la cara o hasta el sudor, y si la imagen se acerca, aún más.

Los detalles y calidad de las imágenes no decaen incluso en situaciones de poco contraste o tomas cercanas, como vemos color, contraste y ruido en consonancia sin desentonar:

Las fotografías en bajas condiciones de luz no quedan exentas de mejoría. Algo que siempre ha caracterizado a las cámaras de los Lumia (como prueba de esto, el anuncio que hicieron del Lumia 925 “Poca luz, mejores fotos”) mejora de nuevo en los dos nuevos modelos. Con la quinta generación OIS (estabilización óptica de imagen), el sensor de súper alta sensibilidad y una gran apertura llevan a una gran fotografía de poca luz con muy poco ruido.

20150923_193633WP_20150923_19_37_24_Pro

El flash no queda fuera de los cambios importantes. En este caso hablamos de triple flash LED RGB (rojo, verde y azul). Los chicos de Redmond explican que ayuda a crear unos colores lo más naturales posibles a través de los tres básicos, esto ayuda a que los colores tanto de ambiente como de lo que se enfoca o se intenta retratar en el momento sean máximamente fieles a la realidad, como podemos ver en la siguiente imagen:

Microsoft explica que para crear la cámara de los Lumia 950 y 950 XL lo primero que se propusieron es que cualquier persona, tenga los conocimientos de fotografía que tenga, pudiera hacer una buena foto, también independientemente de la condición. Por lo tanto, cualquiera puede hacer una gran foto en cualquier momento. Por supuesto, no se olvidan de los más profesionales, y en ello seguimos teniendo opciones manuales de ISO, enfoque, brillo, velocidad, etc.

Como resumen, estas son las características de la cámara: Cámara PureView de 20 megapíxeles con sensor BSI (back illuminated sensor), óptica ZEISS con apertura f1.9, triple flash LED RGB, OIS de quinta generación, ISO de 12800 y vídeo en UltraHD 4K.

Qué os parece la cámara de los nuevos Lumia, cumple con la tónica de la gama?

Blog de Windows

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Eric Herranz
Eric Herranz
Editor en OneTech y OneWindows. Escribo cosas, hago cosas, y me gustan la música y el cine. Y muchas otras cosas. Ah, y la tecnología, claro. Si no, ¿Qué haría aquí?