Estas leyendo
Microsoft vende una base de carga para la Band 2

Microsoft band 2

El nuevo wearable de Microsoft tampoco está exento de accesorios de terceros. Al parecer, los de Redmond quieren una fuerte alianza de los accesorios de marcas colaboradoras, algo que, todos sabemos, ayuda mucho en la popularización de un producto. Como ya hizo con Mozo y sus fundas “Made for Lumia“, ahora Loyalstar ha presentado una base de carga para la Microsoft Band 2, que ha venido como solución a las bases de la anterior Band, puesto que estaban hechas por la comunidad para poder crearlas en una impresora 3D, y tenían un pequeño problema: la pulsera pesaba más que la base, y se caía.

Loyalstar ha solucionado esto poniendo más peso en la base, además de un puerto de carga para poder cargar nuestra pulsera mientras la dejamos puesta como si en un museo estuviera expuesta. La base de carga se vende en la Microsoft Store por 19,99$, un precio no muy elevado y correcto para lo que ofrece.

Poner la Band en esa base nos serviría hasta de reloj de mesa mientras la cargamos, como indican en la descripción del producto. El cable de carga no está incluido, pero podemos poner el que nos viene con la Microsoft Band, ya que la base está diseñada para poder poner el cable por unas vías que tiene por detrás y colocarlo en la posición correcta donde cargaremos la pulsera.

Relacionado  Disponible la Build 17682 para el anillo rápido y Skip Ahead de Windows 10 Insider

Microsoft-Band-2-Charging-Stand

Aunque la Microsoft Band sigue estando disponible solo en Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido, es reconfortante ver como se van añadiendo accesorios a los dispositivos de los de Redmond. Así, si algún dia llega por aquí, ya tendremos más para elegir.

¿Qué os parece la base de carga? ¿Queréis que llegue la Band algún día por vuestras tierras?

Windows Central

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Eric Herranz
Eric Herranz
Editor en OneTech y OneWindows. Escribo cosas, hago cosas, y me gustan la música y el cine. Y muchas otras cosas. Ah, y la tecnología, claro. Si no, ¿Qué haría aquí?