Estas leyendo
¿Xbox Watch?, esto es lo que podría haber estar preparando Microsoft

El paso de Microsoft por el mercado de los wereables ha sido… anecdótico. Tras lanzar la Microsoft Band y la Band 2, y cosechar multitud de buenas críticas de prensa especializada, Microsoft en uno de sus difícilmente entendibles movimientos, decidió cancelar el proyecto y deshacerse del mercado de los wereables. Su fracaso se pudo deber a diferentes motivos, y uno de ellos es probablemente los mercados de su lanzamiento, que fueron EEUU, Canadá, Reindo Unido y Austraila, como siempre.

Pero por el 2013, cuando aún no se sabía nada de la Microsoft Band, sonaba otro producto que pilló un poco por sorpresa: un smartwatch de Xbox. Aunque no nos extrañó demasiado, puesto que era el momento donde Microsoft parecía querer aprovechar el buen reconocimiento de la marca Xbox para muchos productos (Xbox Music, Xbox Video, entre otros), parece que fue lo que acabó siendo la Microsoft Band y aprovecharon muchas de sus funcionalidades.

El reloj de Xbox tendría una pantalla de 1,5 pulgadas, 6GB de memoria interna, sensor de ritmo cardíaco y conexión LTE. Para su construcción, se habría utilizado oxinitruro de aluminio, conocido por su durabilidad y ser un aluminio transparente. Tiempo más tarde de toda esta información, ahora el usuario de Twitter Hikari Kalyx ha podido obtener una caja llena de estos relojes de Xbox y está tratando de hacer un cargador para poder ver si alguno enciende y funciona, y así comprobar qué funcionalidades tenía este reloj que se quedó en prototipo. Aunque pudiera ser un gran producto, hay que reconocer que la decisión de dejar la marca Xbox de un dispositivo así fue bastante inteligente.

Relacionado  SUSE y Microsoft presentan el primer Kernel Linux empresarial optimizado para Azure

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
Eric Herranz
Eric Herranz
Editor en OneTech y OneWindows. Escribo cosas, hago cosas, y me gustan la música y el cine. Y muchas otras cosas. Ah, y la tecnología, claro. Si no, ¿Qué haría aquí?