Estas leyendo
Del por qué Fluent Design System no sería un “buen trato” para Windows 10 Mobile

Fluent Design System

La semana pasada fue una semana movida para los usuarios del ecosistema Windows. La presentación de la BUILD 2017 nos presentó varias novedades que a muchos de nosotros nos impresionó, otros más normales, pero sí estábamos a la expectativa de lo que durante estos meses hemos estado viendo como Neón, el proyecto en el que el Grupo de Sistemas Operativos se encuentra trabajando para traer una mejora sustancial de la interfaz gráfica de Windows 10 basada en transparencias, eventos gráficos y animaciones que enriquecerán la experiencia de usuario. Fluent Design System, como finalmente Redmond ha llamado a este nuevo lenguaje de diseño, se basa en 5 conceptos para llevar a cabo este cometido: luz, profundidad, movimiento, material y escalabilidad. Pero mi intención no es detallar cada uno, dos lineas antes ya he colocado un enlace para que te documentes sobre ello; Fluent Design System es un lenguaje rompedor para Windows 10 en PC y Tablets, pero en Windows 10 Mobile no es tanto así. Quiero explicar esto bajo mi punto de vista.

Un “Aero” remasterizado

Si tienes un PC con buenas especificaciones, sobre todo con las gráficas, sabrás de Aero. Llevando las iniciales de los 4 conceptos en el que se basó el equipo de desarrollo que estuvo detrás del mítico Windows Longhorn (que luego se lanzó como Windows Vista) y Windows 7 (Autentico, Energético, Reflectivo y Abierto), Aero llevó una serie de novedades a la interfaz del sistema operativo, siendo la más representativa las transparencias en la barra de titulo de las ventanas, barra de tareas y menú inicio. Fluent Design System viene a ser el reemplazo de estos cuatro conceptos, permitiendo llevar a otro nivel (y aprovechando los avances en hardware) la experiencia de usuario; no quita tampoco el hecho de que ambos lenguajes tiene cosas en común y que viene con un sólo objetivo: embellecer el sistema operativo en que fueron desarrollados.

Redmond viene a reemplazar a Aero como una manera de impulsar la creatividad de los desarrolladores con las demás opciones propuestas; la compañía ha colocado a disposición las herramientas que permiten dar paso alegre a la comunidad para jugar con Fluent Design System en sus aplicaciones. Aero es un lenguaje de diseño plano y monótono, que simplemente restringe en muchos apartados; en ocasiones habría que realizar practicas de hard-code para implementar ciertas funcionalidades especiales con Aero, o en su defecto, evitar que se ejecutara para maximizar el rendimiento de aplicaciones más pesadas como AutoCAD. Fluent Design quiere evitar eso con su concepto de escalabilidad, aunque no se sabe hasta qué punto Microsoft lo quiere llevar, es por ello que es un remaster de su antecesor.

Pero todo tiene su inconveniente…

Quizás sea muy obvio lo que diré, pero en vista de ello, quiero dar una explicación mas o menos decente del por qué considero que Microsoft usa a Windows 10 Mobile como un sistema operativo de pruebas para Fluent Design, sobre todo por el futuro que nos depara en lo que respecta al sector móvil de Redmond.

Una disminución del rendimiento

Mapas de Windows con Fluent Design. Los FPS de la app no son muy “fluidos”.

En primera instancia vamos a dar un ejemplo de la vida real. Cuando apareció Windows Vista, muchos usuarios (y no por decir la mayoría) se quejaron del rendimiento que este sistema operativo tenía en sus ordenadores (que previamente ejecutaban Windows XP de una forma aceptable). Al instalar una copia, se llevaron el chasco de su vida cuando, aunque tenía una interfaz Aero bonita y llamativa, el PC no tenía un rendimiento acorde a lo que se necesitaba, sobre todo para trabajar. Muchos profesionales IT adoptaron la alternativa de regresar a Windows XP, y si se continuaba usando Vista, Aero se deshabilitaba para mejorar el rendimiento y el uso excesivo del procesador; en ese entonces, muchos dispositivos para el usuario común no tenían un hardware potente para poder ejecutar Aero de forma normal y eso ocasionaba que en el procesador también recayera el trabajo que ahora mismo hacen las GPU.

Los tiempos han cambiado y en estos momentos existen las tecnologías propicias para que un PC puede ejecutar lenguajes de diseño para Fluent Design, no obstante, en el juego de los móviles de prestaciones aceptables como Lumia 650, 640, hasta en dispositivos como el Lumia 950 y Lumia 950 XL, puede ocurrir como en la era de Vista. Al iniciar una aplicación con Fluent Design, se puede notar una disminución del rendimiento; aunque es importante el trabajo de los desarrolladores para optimizar sus creaciones (como dije anteriormente), la cuestión radica en la composición de los terminales que se encuentran en el mercado. Microsoft no orientó estos dispositivos a soportar Fluent Design, incluso cuando Neón estaba en prototipos; ahora mismo este es un reto para el equipo de desarrollo del Grupo de Sistemas Operativos, sobre todo para laboratorio UX/UI Core. En compilaciones como la Build 16188, muchos usuarios en PC se quejaron de una baja de rendimiento al comenzar a implementar aplicaciones con Fluent Design, ¿puedes imaginarte lo que ocurre en dispositivos de 1 o 2 GB de RAM?

Un consumo de batería más alto

La física mecánica dice que todo trabajo o esfuerzo realizado produce un gasto de energía, y en esta ocasión no hay excepciones. Si bien sabemos que Windows 10 Mobile de por si consume la batería de nuestros dispositivos de una forma un poco más voraz, con las aplicaciones que poseen Fluent Design será aún mayor ese gasto. Un dispositivo con un sistema operativo plano como Windows Phone claramente podía demorar un poco más en el uso diario gracias a la interfaz sin transparencias. El uso del chipset en dispositivos móviles sería mayor ya que debe suplir la necesidad de ejecutar las aplicaciones con el rendimiento normal más, ahora, añadiéndole que tiene que realizar los procesos necesarios para mostrar las transparencias junto a la GPU, algo que se traduciría en más gasto de batería y por ende, un consumo constantemente mayor.

Microsoft está trabajando en este apartado para mitigar este problema con el Power Throttling, un desarrollo realizado internamente, específicamente el kernel del sistema operativo, para mejorar el uso de aplicaciones en segundo plano; esto evitará que dispositivos de bajas prestaciones (y dispositivos móviles con Windows 10 Mobile) tengan un consumo de batería bastante mayor. Recordemos que ese kernel, llamado OneCore, también incluye al sistema operativo móvil, aunque no sabemos las consecuencias que tendrá el Power Throttling en otros temas.

¿Finalmente Fluent Design es propicio para Windows 10 Mobile?

No. A sabiendas de temas importantes como el rendimiento y el consumo de batería, Fluent Design no es lo indicado para la experiencia de usuario de Windows 10 Mobile. Sí lo es para dispositivos que quizás tengan especificaciones un poco más altas como el HP Elite x3 en términos de rendimiento, pero seguirá afectando el tema del consumo de batería, algo importantísimo para el usuario.

No cabe duda que Fluent Design System era algo que Windows 10 necesitaba para cumplir un cambio drástico en la experiencia. De todas formas todo esto son pruebas que se realizarán y terminarán acabando en Windows 10 ARM, el próximo paso que tendrá Microsoft para los próximos dispositivos móviles del mercado o Cellular PC como se conocerán.

Toda la información la encuentras en nuestro canal de Telegram ¡Siguenos!

Sobre El Autor
César Gómez
César Gómez
Editor Senior. Me llaman "Cego". Ingeniero de Sistemas. Geek. ex-Microsofter. "Los placeres de la vida: leer un buen libro, disfrutar del amor correspondido, una buena taza de café y hacer lo que te gusta, en mi caso, desarrollar."